Dos convocatorias abordan los retos ecosociales de nuestro entorno: “Componer Saberes” y “Del Campo a la Despensa”

La Fundación
2 marzo 2021

Financiaremos con un total de 900.000€ entre 11 y 19 proyectos de carácter inspirador. Con estas convocatorias de nuestras dos líneas de trabajo –Arte Ciudadano y Alimentación Sostenible– llamamos a participar a la comunidad artística, científica, humanística y a todos los participantes en las distintas fases del proceso alimentario agroecológico.

Conscientes de una realidad distinta y cambiante, desde la Fundación Daniel y Nina Carasso lanzamos nuestras dos convocatorias de 2021. Se trata de “Componer Saberes para imaginar y construir futuros sostenibles”, en la línea de Arte Ciudadano y “Del Campo a la Despensa. Emprendimiento colectivo para acelerar el salto de escala de la alimentación agroecológica” en la línea de Alimentación Sostenible. Con ellas abordamos de forma decidida la emergencia del cambio climático y de justicia social, retos fundamentales en el contexto de reconstrucción que vivimos.

Con estas convocatorias queremos poner en manos de la sociedad herramientas para volver a imaginar y activar nuevos caminos de transformación hacia una vida sostenible y respetuosa con las personas y los ecosistemas.  Debido a la complejidad de los retos que se quieren abordar, en ambas convocatorias estamos abiertas a diversidad de agentes y tipologías de proyectos y disciplinas, con el objetivo de que éstas tiendan puentes que ayuden a la sociedad a repensar nuestro futuro. 

Isabelle Le Galo Flores, directora para España de la Fundación
«
“Las múltiples desigualdades y problemáticas que vivimos están ahora más de manifiesto que nunca, por eso es un momento esencial para poner foco en proteger, cuidar y reconstruir el futuro de forma compartida, renovada y centrada en el planeta y las personas. Necesitamos reinventarnos y hoy tenemos la oportunidad de hacerlo. Estas dos convocatorias quieren contribuir a identificar caminos de transición hacia un mundo más sostenible”
»
ISABELLE LE GALO FLORES, DIRECTORA PARA ESPAÑA DE LA FUNDACIÓN DANIEL Y NINA CARASSO

Desde los primeros pasos de la Fundación, con estas convocatorias queremos identificar proyectos en cualquier fase de desarrollo que conecten con los retos de la sociedad actual. Queremos identificarlas porque queremos brindarles apoyo en su puesta en marcha, en un cambio de escala o en su replicabilidad a otras realidades. 

En esta ocasión nos enfrentamos a un reto esencial, ya que nos restan tan solo nueve años para lograr una transformación que alcance los objetivos de la Agenda 2030. En estas convocatorias volcamos la experiencia ya adquirida en las anteriores ediciones y en los intentos previos por parte de la sociedad hacia la transición a un modelo más sostenible. Partimos, además, sabiendo que una cooperación profunda y empática entre varios sectores es necesaria. Por eso, sabemos que los procesos artísticos contribuyen a imaginar y poner en práctica nuevas metodologías de colaboración y conexión, abriendo nuevos universos de investigación. También, que la alimentación es transversal a todas las áreas de la vida y que una Alimentación Sostenible cuida de las personas, de los seres vivos, de la Tierra, de las sociedades y del futuro. 

El presupuesto que destinamos a estas convocatorias es de un total de 900.000 Euros con los que podremos prestar apoyo a entre 11 y 19 proyectos. El plazo de solicitud está ya abierto y todos aquellos proyectos cuyas características se ajusten a las bases tendrán de plazo hasta el 20 de abril para presentar sus candidaturas.

Alimentación Sostenible: “Del Campo a la Despensa: Emprendimiento colectivo para acelerar el salto de escala de la alimentación agroecológica”

Con nuestro trabajo en la línea de Alimentación Sostenible, tenemos el objetivo de garantizar el acceso universal a una alimentación respetuosa con las personas y los ecosistemas. La sostenibilidad de la alimentación debe abarcar por tanto cuatro dimensiones: ambiental, económica, justicia social y la salud de las personas y del planeta.

Si tomamos como referencia estos pilares, se pone de manifiesto que, lejos de ser un bien común como los demás, la alimentación se encuentra en el cruce de múltiples (des)equilibrios derivados de las decisiones tomadas desde la producción hasta el consumo: pérdida de biodiversidad, aumento de las desigualdades sociales y, por supuesto, consecuencias directas para la salud y el cambio climático.

Estos retos confluyen en la convocatoria 2021 Del Campo a la Despensa, que dirigimos a iniciativas colectivas de transformación, elaboración y/o distribución de alimentos agroecológicos y locales. Queremos llegar a proyectos cuyo núcleo de trabajo sean cualquier tipo de productos alimentarios propios de sistemas de producción sostenible, ya sean derivados de la ganadería, agricultura, pesca, apicultura o de otras actividades recolectivas o extractivas, así como otras formas de consecución de productos primarios. 

Foto_Pilar Martinez
«
“Desde la Fundación trabajamos con el convencimiento de que potenciar el carácter transformador de la alimentación requiere la aplicación de prácticas más sostenibles desde la granja o desde el mar hasta la despensa. Esto exige un enfoque sistémico que tenga en cuenta las interacciones entre todos los elementos, entre ellos el medioambiente, las personas, las infraestructuras e instituciones y el resto de actividades implicadas en la cadena de valor de alimentos sostenibles”
»
Pilar Martínez, Coordinadora de proyectos de Alimentación Sostenible en la Fundación Daniel y Nina Carasso

El objetivo del apoyo que brindamos consiste en mejorar la sostenibilidad económica y facilitar el salto de escala de la producción de pequeña escala, agroecológica y local. Buscamos también fomentar el papel de la alimentación para abordar la  lucha contra la emergencia climática y la justicia social, mediante prácticas más sostenibles que promuevan la optimización de procesos en términos ambientales, la dinamización socioeconómica del territorio, la innovación para aumentar la oferta de productos saludables, y el acceso a la Alimentación Sostenible para todas las personas. Para ello podrán concurrir a la convocatoria distintos tipos de  iniciativas:

  • Obradores compartidos: todos aquellos espacios donde varias personas o empresas pueden preparar sus elaboraciones agroecológicas para sacarlas al mercado con un registro sanitario.
  • Cocinas públicas o privadas ya existentes para su aprovechamiento como cocinas comunitarias, destinadas a la elaboración de menús sostenibles y agroecológicos para una determinada comunidad y, particularmente, para las personas en situación de vulnerabilidad.
  • Iniciativas de logística y distribución colectivas, que actualmente representan un cuello de botella para la Alimentación Sostenible. La convocatoria está dirigida a centros de acopio, plataformas de transporte compartido, espacios logísticos, supermercados cooperativos, plataformas de venta y cualquier otro tipo de iniciativas de distribución de productos agroecológicos y locales basadas en los principios de la economía social y solidaria, la innovación social y la participación de los productores en la gobernanza.

En todos los casos, los proyectos que soliciten financiación en el marco de la presente convocatoria deben haber definido su modelo de gobernanza. Además, los proyectos deben trabajar con productos de producción propia, abasteciéndose de los alimentos obtenidos por los productores participantes en dicha gobernanza. 

Consulta las bases completas de «Del campo a la despensa» en el apartado convocatorias.

 

Arte Ciudadano: “Componer Saberes para imaginar y construir futuros sostenibles. Promovemos proyectos basados en la colaboración entre artistas, investigadores y ciudadanía que aborden los retos ecosociales del presente.”

 

En la Fundación somos conscientes de que la cultura y las artes, en todas sus dimensiones, se han revelado imprescindibles para abordar los distintos retos que afectan a la sociedad contemporánea. Las problemáticas del ecosistema social actual requieren de una ciudadanía activa y de una comunidad artística que aborde sus desafíos,  utilizando de forma conjunta los saberes de las ciencias, las artes, la sociedad y las letras. Bajo este convencimiento, desde 2015 y con carácter bienal, lanzamos “Componer Saberes”. En esa cuarta convocatoria abordamos ahora una mayor inquietud hacia la complejidad de la emergencia climática y de justicia social.

 

publica21 27ene La Fabrica Alta15
«
“Es urgente (re)aprender a habitar la Tierra, reconociendo y valorando nuestras interdependencias y ecodependencias. Para ello necesitamos las gamas de afecto y la imaginación política que nos dan las comunidades artísticas, científicas y movimientos sociales. Sin ellas, esta época nos aboca a una crisis climática y de justicia social sin precedentes.”
»
Carlos Almela, responsable de la línea de Arte Ciudadano en la Fundación Daniel y Nina Carasso

Es en este contexto  donde abordamos la capacidad investigadora de la comunidad artística para tejer redes de cooperación con agentes de otras disciplinas y con los agentes de la sociedad en general con el objetivo de encarar así los retos socio-ecológicos contemporáneos. En “Componer saberes” buscamos también situar la crisis climática como uno de los retos esenciales a tratar,  junto con los desafíos en materia de justicia social derivados de este contexto.

La convocatoria está abierta a los proyectos en los que, al menos, participen:

  • Un artista, colectivo o entidad del campo de las artes visuales, musicales o sonoras, artes escénicas, performance, cine o vídeo, arquitectura, diseño o cualquier campo relacionado con la creación.
  • Un investigador, colectivo o entidad del campo de las ciencias fundamentales y experimentales, ciencias humanas y sociales.

La solicitud puede ser presentada por cualquiera de los agentes implicados en el proyecto, siempre que se trate de una organización sin ánimo de lucro o de personas jurídicas pertenecientes a la economía social y solidaria.

Consulta las bases completas de «Componer saberes» en el apartado convocatorias.

Créditos de las imágenes: proyectos beneficiarios de las convocatorias ‘Componer saberes’ (2015-2019) y ‘Obradores compartidos’ (2019).