danielnina

Daniel y Nina, dos espíritus libres y apasionados

Daniel y Nina eran dos espíritus libres y apasionados. Sus personalidades inspiraron la creación y los objetivos de la Fundación que hoy lleva su nombre.

Nómadas del siglo XX

Aunque Daniel Carasso nació en Salónica y Nina Covo en Barcelona, las raíces de los futuros esposos proceden de la historia que llevó a sus familias por la larga senda del exilio, desde la España de la Inquisición hasta el refugio del Imperio Otomano. Cuatro siglos más tarde, los primeros tormentos del siglo XX les obligan a abandonar Salónica. Y así es como los Carasso van a parar a Barcelona, donde Isaac, el padre de Daniel, crea la marca Danone. Los Covo, por su parte, eligen Francia como destino. Daniel y Nina se casan en 1939, en los albores de una guerra que les obligaría de nuevo a exiliarse, esta vez en los Estados Unidos, donde nace su única hija, Marina. De estos vaivenes de la historia, ambos guardaron una mirada abierta a las culturas, un espíritu curioso y suelas de viento que Daniel calzaría luego por todo el mundo gracias a la aventura industrial de Danone, y que Nina desarrollaría con gran sutileza a través del conocimiento profundo de determinadas sociedades.

Bitmap
«
Mis padres, Daniel y Nina Carasso, eran dos personas generosas, curiosas y exigentes. A través de la Fundación, he querido honrar no solo su memoria, sino también sus valores y pasiones. Esta fundación quiere ser una prolongación de su generosidad y su apertura de espíritu
»
Marina Nahmias
Presidenta de la Fundación Daniel y Nina Carasso

La alimentación como razón de ser

Creados en un pequeño taller del carrer del Àngels en Barcelona, los yogures Danone conocieron una magnífica expansión gracias al talento de Daniel Carasso. Al igual que su padre, que había sentido la necesidad de rodearse de científicos para promover las virtudes de los fermentos lácteos para la salud, Daniel siempre fue un apasionado de las ciencias y la investigación. Fundador de Danone en Francia y Estados-Unidos, a lo largo de su trayectoria, Daniel Carasso se situó siempre en el centro de la innovación, para proponer productos que aunaran seguridad alimentaria, sabor y calidad nutricional.

El arte compartido

La vida de Daniel y Nina no se podía concebir sin el arte. La pareja compartía un gusto común por las artes decorativas, la pintura y los artesanos del arte. Les apasionaba igualmente la música: del jazz al tango, pasando por la ópera o la música clásica. Para ellos, el arte no era solo una cuestión de estética, sino también la expresión de una forma de vivir y compartir.

Una complicidad y apertura a los demás

La estimulante variedad y la intensidad de la vida de Daniel y Nina revelan claramente el profundo vínculo que les unía. Además de sus orígenes comunes, les unía la misma concepción de la existencia, marcada a la vez por la discreción y las ganas de compartir. Eran dos espíritus independientes pero unidos, plenamente comprometidos con lo que hacían pero atentos a los demás.

manos

Lo que nos impulsa

¿Quiénes somos?

Creada en 2010, en honor a Daniel Carasso, fundador de Danone, y su esposa Nina, la Fundación desarrolla su actividad en Francia y España. Su trabajo consiste en acoger, apoyar, acompañar y conectar a mujeres y hombres que se atreven a mirar y a construir el mundo de forma diferente:

Los valientes de la Alimentación Sostenible: aquellas y aquellos que sacan a la luz las prácticas más sostenibles desde la semilla hasta el compost, para promover el acceso universal a una alimentación saludable, respetuosa con las personas y los ecosistemas.

Los agitadores del Arte Ciudadano: aquellas y aquellos que hacen del arte un motor de ciudadanía, para desarrollar una mirada sensible y crítica sobre el mundo y reforzar la cohesión de la sociedad, todo ello con el máximo respeto a la diversidad.

La Fundación Daniel y Nina Carasso es una fundación familiar, afiliada a la Fondation de France. Es independiente de cualquier sociedad mercantil.

Nuestra convicción

Al situar el Arte Ciudadano y la Alimentación Sostenible en el centro de nuestras acciones, nuestra intención es contribuir a un mundo más justo para hoy y para el futuro. Estamos convencidos de que podemos acelerar esta transformación, por un lado, facilitando la emergencia de espíritus libres que cuestionen, que experimenten y que crucen miradas, dando vida a las ideas, y por otro lado, facilitando el éxito de sus proyectos.

Nuestros valores son los que guiaron a Daniel y Nina Carasso a lo largo de sus vidas

Curiosidad
Mantener un espíritu abierto y desarrollar el sentido crítico. Estar permanentemente en búsqueda de descubrimiento y exploración.
Brainstorming
Originalidad
Cultivar, celebrar la diferencia y los cruces inesperados de personas, disciplinas y culturas.
Confianza
Establecer relaciones cercanas y duraderas a largo plazo. Ser cuidadosos con el otro y promover intercambios abiertos y transparentes.
puerta
colores
Exigencia
Basar nuestras acciones sobre el conocimiento, el rigor, la experiencia y la gestión del impacto.
ninos
Alegría
Transmitir optimismo y dinamismo a nuestros socios. Relacionarnos desde la empatía y la calidez.
ad-fr-renouer-2
35181588810_0182ee4562_o

Nuestros modos de acción

Prestamos un apoyo riguroso y altruista a aquellas y aquellos que, por sus ideas, sus conocimientos y sus experiencias, contribuyen a la evolución de nuestras sociedades. Nuestro trabajo consiste en financiar, acompañar y conectar a estos espíritus libres, así como dar testimonio de sus acciones y llevar nuestros compromisos comunes al más alto nivel.

Financiar
art

Identificar proyectos innovadores

La vocación de nuestra Fundación es financiar, por medio del mecenazgo, acciones que se insertan en nuestras dos líneas de intervención. Para obtener dicha financiación, invitamos a las organizaciones interesadas a participar en nuestras convocatorias. Fuera de este marco, nos reservamos la posibilidad de contactar de forma directa con agentes que nos parecen particularmente innovadores. Además, a través de las inversiones de impacto, la Fundación puede también financiar a proyectos cuyo objetivo sea un cambio de modelo económico, así como a emprendedores que planteen soluciones innovadoras.

Acompañar
menas

Hacer crecer los proyectos en el tiempo

Nuestros equipos acompañan a los proyectos en el marco de un seguimiento riguroso y una relación humana basada en la confianza. Para responder a sus necesidades, podemos proponerles misiones de acompañamiento y asesoría que definimos a partir de un diagnóstico compartido. Prestamos una especial atención a la gestión del impacto de los proyectos que apoyamos. Por ello, trabajamos codo con codo con ellos para brindarles de esta oportunidad de mejorar sus prácticas y de poner en valor su trabajo para la sociedad.

Conectar
art

Promover el encuentro entre dos mundos

Facilitar el contacto y el encuentro de diferentes agentes son dos de las misiones principales de la Fundación. Proponemos numerosas oportunidades de encuentro e intercambio, ya sea a través de seminarios inter-proyectos, talleres de investigación o grandes eventos como los Encuentros de alimentación sostenible. La alianza inesperada entre arte y alimentación nos permite también generar encuentros que escapan de lo convencional y que promovemos desde nuestros programas, nuestros eventos y nuestro trabajo diario.

Dar testimonio
nino

Compartir las experiencias

Queremos dejar constancia del compromiso de nuestros proyectos y transmitir la urgencia de determinadas transformaciones a los responsables políticos y los influencers. Para ello, consideramos fundamental compartir  los conocimientos y las experiencias que vamos adquiriendo a través de metodologías participativas de recogida de aprendizajes, de la colección «Los Cuadernos Carasso», de nuestra participación en redes nacionales, europeas e internacionales vinculadas a nuestras temáticas, y de nuestro apoyo financiero a los agentes de la incidencia política