Cultura Comunitaria, respuesta en tiempos de crisis

Arte Ciudadano
9 abril 2021

En el último año hemos aprendido a trasladar las relaciones, los afectos y los saberes al ámbito digital, con la mediación de una pantalla. Un tiempo en el que toda actividad presencial se ha visto trastocada, pero en el que hemos comprobado cómo la cultura nos permite —incluso en circunstancias adversas— entender mejor nuestra realidad. En este contexto tan convulso las ayudas del Plan de Emergencia, Solidaridad y Recuperación, los programas de la Fundación y los proyectos de la convocatoria “Alianzas para una Democracia cultural 2020”, nacidos en el marco de la pandemia, comienzan a dar ahora sus primeros frutos aportando ejemplos y aprendizajes de altísimo valor.

El arte tiene un enorme potencial para convertirse en motor de ciudadanía y democracia. Una de las formas de concebir el arte como motor de cambio se revela cuando este cuenta con una dimensión participativa —en diversos grados, desde la interacción a la co-creación—, haciendo que la vida cultural aporte un valor fundamental a la construcción del bien común de un barrio, un municipio o incluso un país. 

El ciudadano como agente activo de la actividad artística y cultural de una comunidad, está recogida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Párrafo 1, art. 27) o en el Protocolo Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (art. 15.1, a). 

29389845658_63958e6945_o
«
“La participación en la vida cultural de una sociedad, como derecho humano fundamental, es sumamente valiosa. Al recoger esa dimensión, los tratados internacionales también proponen una hoja de ruta para que las políticas públicas garanticen el derecho a la cultura”.
»
Cristina Sáez, coordinadora de proyectos de Arte Ciudadano

El tipo de programas, proyectos y acciones a las que hemos ido dando impulso desde la Fundación a través de la línea de Arte Ciudadano engloba todas las disciplinas artísticas, buscando generar y reforzar los vínculos sociales, desarrollar la sensibilidad e incentivar el pensamiento crítico. La variedad de proyectos artísticos apoyados es muy alta, gracias a un abordaje experimental del arte y la cultura como recursos únicos frente a los retos contemporáneos. Nuestra manera de apoyarlos no se limita a la financiación, sino que realizamos un acompañamiento en el cual compartimos, también, nuestras experiencias previas. Desde estos aprendizajes nos gustaría hablar del valor de un conjunto de prácticas artísticas, como son el arte participado o cultura comunitaria, que, por la fragilidad intrínseca a sus estructuras, es necesario cuidar.

 

Cultura para hacer frente a los desafíos sociales

En estos meses tan difíciles los proyectos con los que trabajamos se han esforzado, cada uno desde su lugar de acción, no solo por impulsar la cultura en la comunidad afectada, sino por hacer partícipe a dicha comunidad en la creación, producción y difusión de una oferta cultural adaptada a sus intereses y preocupaciones.

Isabelle Le Galo, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso
«
"Desde la Fundación apoyamos proyectos artísticos que construyen desde el diálogo y la diversidad. Muchos de ellos son participados de manera directa por la ciudadanía que encuentra en ellos una manera útil y eficiente de trabajar sobre las problemáticas que la afectan. Hoy, la comprensión del mundo se hace aún más compleja y el dolor afecta profundamente a la sociedad. Ahí es justo donde un programa artístico comunitario acompaña, sana y empodera”.
»
Isabelle Le Galo, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

El acceso a la cultura a mujeres privadas de libertad, la creación escénica junto a adolescentes o la educación musical en comunidades en riesgo de exclusión social son prácticas culturales que ejemplifican algunas de las iniciativas comunitarias que hemos acompañado en los últimos años.

Lavozquenadieescucha-Gabeiras

La voz que nadie escucha: la cultura como herramienta para entender el presente, empoderarse e imaginar una nueva vida con mujeres privadas de libertad para incentivar un cambio real en las políticas penitenciarias.

Pensar una H - Circo joven

Pensar una Hache parte del deseo y necesidad de reflexionar y hacer autocrítica sobre la experiencia colectiva de Harinera ZGZ, para redactar un manual en el que quede constancia de los procesos, experiencias, dificultades, contradicciones y líneas de trabajo de la gestión, creando un modelo replicable.

DaLaNota2019

DaLaNota: la música como detonante de la transformación social y cultural de las vidas de niñas, niños y jóvenes que aprenden, crean y se convierten en agentes de cambio en su comunidad.

@TheCrossBorderProject2

The Cross Border Project: las artes escénicas como vehículo artístico para tratar y expresar diversas preocupaciones sociales, a través de diferentes ramas del teatro: teatro foro, teatro del oprimido o teatro documental.

Este tipo de prácticas culturales, que ponen el foco en la participación (ya sean actividades de mediación o educación, proyectos de cultura comunitaria, talleres de artes aplicadas, etc.), generan espacios donde, a través del arte, se dan encuentro diversidad de opiniones, contextos, intereses y conocimientos entre las personas que son parte de ellos.

Junto a experiencias como estas, desde la Fundación también apoyamos la generación de redes de trabajo en el sector cultural que favorecen la puesta en común y sistematización de sus aprendizajes, el reconocimiento de estas prácticas culturales participativas y que multiplican la capacidad de interlocución de la ciudadanía con los decisores culturales.

Proyectos como la Red de Espacios y Agentes de Cultura Comunitaria, Culturarios. Humus de iniciativas culturales en el campo o la Red CUENCO proponen nuevas formas de conectar agentes culturales, compartir conocimientos y trabajar de forma conjunta para hacer visible la gran diversidad de iniciativas participativas que se desarrollan en nuestro país, contribuyendo de forma decisiva al cuidado de la diversidad y pluralidad de expresiones culturales que son pensadas desde y para la ciudadanía.

GRUPO_Relabs_Inauguración-8-scaled
«
“Concebimos el arte como herramienta transformadora, como detonante para el cuestionamiento del presente, la creación de nuevos imaginarios y la búsqueda de alternativas que nos permitan imaginar y construir un futuro inclusivo y sostenible para todas las personas y para el planeta”.
»
Carlos Almela, responsable del programa Arte Ciudadano en España

Un arte participado tiene muchos rostros, formas y lugares y contribuye a fomentar las condiciones de un diálogo informado, atento, útil, valiente y empático. En momentos como los actuales, en que los recursos escasean, este tipo de prácticas menos convencionales se ponen en cuestión en un tiempo en el que su utilidad social es máxima. Desde la Fundación, creemos que proteger las inmensas posibilidades de la cultura como motor de cambio y asegurar el acceso universal a ella hará a nuestra sociedad alcanzar un futuro mejor, inclusivo y sostenible.

 

Créditos de las fotos:  Red CUENCO / La voz que nadie escucha / The Cross Border Project / Colectivo Llámalo H / DaLaNota / Basurama