02_IMNA_high2

Instituto Mutante de Narrativas Ambientales

Arte Ciudadano
España Madrid
Proyecto piloto apoyado en la convocatoria Componer saberes 2019 – 2 años de duración: 2019-2020, 2020-2021

Impulsar prácticas artísticas en conexión con otros saberes como el periodismo, las humanidades, la ciencia y la investigación tecnológica es la palanca clave que moviliza el IMNA ante los desafíos de la crisis climática.

El cambio climático: un problema que también es cultural

El IMNA parte de la convicción que los actuales retos planetarios son tanto retos científicos y tecnológicos, como culturales y políticos. Estos retos requieren saberes que desborden las disciplinas, basados en la inteligencia colectiva y en la innovación social, haciendo posibles transformaciones estructurales radicales.

Un Instituto en red

Para acelerar la innovación y el cambio estructural, el INMA trabaja en equipo dentro de la Plataforma Ciudades. Esta red de trabajo interdisciplinar formada por el Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid – itdUPM, el Ayuntamiento de Madrid a través del Área de Medio Ambiente y Movilidad y Matadero Madrid reúne a un grupo internacional de artistas, diseñadores, investigadores, pensadores, científicos, ingenieros, arquitectos, responsables de políticas públicas y otros muchos agentes para avanzar de manera decidida hacia ciudades sostenibles en el marco de la agenda 2030.

Además, el INMA teje colaboraciones diversas en proyectos de corta, media y larga duración, con agentes como el Laboratory for Environmental Narrative Strategies (LENS – UCLA), Cineteca, Intermediae, Experimental Architecture Group, Centro de Investigación en Cognición Animal del Centre National de la Recherche Scientifique, Área de Biodiversidad y Conservación de la Universidad Rey Juan Carlos, Greenpeace España, Extinction Rebellion España.

“El IMNA no es un programa cultural al uso, es un dispositivo mutante compuesto a varias manos para adaptarnos a los escenarios inciertos del cambio climático, un laboratorio de creación artística, un lugar de encuentro y aprendizaje en el que los modelos a seguir nos los dan las hormigas, las abejas o los mohos de mil cabezas”

Amanda Masha, codirectora IMNA

Unas líneas de trabajo innovadoras

De su mano se han iniciado diferentes espacios de trabajo en torno a la comunicación entre especies, el río como eje de transformación de la ciudad; los derechos de la naturaleza y la justicia ambiental; las nuevas economías climáticas; o los sistemas alimentarios.

Para nutrir estas líneas de trabajo, el INMA trabaja en base a una serie de acciones que van desde un programa de radio, a performances, acciones de ciencia ciudadana o talleres de ficciones climáticas. El Instituto presenta también las obras de nueva producción de las artistas Paula Nishijima, Robertina Šebjanič y el artista Fito Conesa, todas ellas ejercicios corales de adaptación al cambio climático y la propuesta de creación de un jardín Cyborg, prototipo testeado en el recinto de Matadero Madrid y pensado para ser replicado en varios espacios de la ciudad como parte de una estrategia de adaptación.

© Foto: ImagenSubliminal (Miguel de Guzmán + Rocío Romero)